CHARLY GARCÍA SE PRESENTÓ EN CÓRDOBA Y SE ACORDÓ DE MAURICIO

Escrito por el 1 agosto, 2018

La leyenda regresó y no defraudó a las 3200 personas que coparon la Plaza de la Música para escuchar, idolatrar, extrañar a Charly García . Con “La torre de Tesla” convocó a sus seguidores de siempre (más 50 años) y a los de menos de 20 que no pudieron verlo en sus mejores momentos, cuando se convirtió en un dios del rock nacional.

El show mezcló nuevos y clásicos y no decepcionó a nadie. Comenzó con “Instituciones”, solo ocho minutos después de las 21: la puntualidad exacta que obligó a muchos a recordar los tiempos en que el horario de su aparición era una incógnita. Algunos productores cordobeses todavía rememoran cuando, en la vuelta de Serú Giran (diciembre de 1992). la banda empezó a probar sonido en el estadio Córdoba a las 23 y siguió -alentada por Charly- hasta las 7 de la mañana. Ese día, los vecinos del barrio se agolparon en la comisaría para quejarse.

En este espectáculo las canciones de Random -“La máquina de ser feliz”, “Lluvia”, “Otro”, “Rivalidad”- fueron coreadas con el mismo entusiasmo que aquellas de siempre, las que todos le piden que no deje de cantar. Así pasaron “Cerca de la revolución”, “Rezo por vos”, “Reloj de plastilina” y “Yendo de la cama al living”.

El público siguió con atención también lo que pasaron las pantallas gigantes en las que se sucedieron desde imágenes de distintas etapas de la vida Charly hasta el atentado a las Torres Gemelas, mezcladas con viejas películas. Desde un balcón, Piti Fernández, de Las Pastillas del Abuelo, siguió la presentanción.

Charly cantó mucho y habló poco, lo necesario para despertar más aclamaciones. “King Kong es cordobés”, dijo después de ese tema y -casi al final- advirtió: “Lo que dicen los diarios a veces es cierto y, a veces, no”. Luego presentó “Cuchillos” y contó que se la hizo a su amiga Mercedes Sosa, pero aclaró que “no lloró”.

Interactuó con la gente básicamente con gestos, como un director de orquesta. Solo hubo un corte de cinco minutos en la sucesión de canciones. A su regreso el público no volvió a sentarse; quedaban cinco de los 26 temas que interpretó. Fue toda una fiesta.

Como siempre, lo rodearon Fabián “Zorrito” Von Quintiero en teclados; Toño Silva en batería, Carlos González en bajo, Kiuge Hayashida en guitarras y Rosario Ortega en voz.

 

“Mauricio Macri la puta que te parió”, escupió el número 1 del rock argentino y desató una ovación.

La verbalización de García, sin embargo, no parecería estar tan fuera de contexto si tenemos en cuenta que ocurrió en medio de una canción escrita en 1982 y que habla de la libertad, de “un transformador” (electricidad en medio de los años de la picana) que “consume lo mejor que tenés”, que “tira atrás”. Y, sobre todo, que “llega un punto en que no querés”.

Los versos de la canción que Mercedes Sosa paseó por el mundo entero también exortan a “mamar la libertad”. “Ayer soñé con los hambrientos, los locos, los que se fueron los que están en prisión”, decía y dice Charly. En un marco de decretazos que, entre otras medidas, imponen el regreso de las Fuerzas Armadas a controlar la seguridad interior, como en aquel 1982, no parece tan descabellado que un artista explicite un rechazo que se hace carne en millones.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.


Current track
TITLE
ARTIST

Background