98 AÑOS DE RADIO

Escrito por el 27 agosto, 2018

El 27 de agosto de 1920, los “Locos de la Azotea” transmitieron Parsifal, de Wagner, desde el Teatro Coliseo e inauguraron la radiofonía en el país.
Desde la terraza del Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires, se realizó la primera transmisión radiofónica (integral y completa) de un programa de radio. De esta manera, la primera emisión radial en la Argentina para muchos es considerada como la primera de la historia, ya que todas las emisiones anteriores tenían un carácter experimental.
Los autores de la hazaña técnica y artística del 27 de Agosto del año 1920, fueron el médico Enrique Susini, junto con sus amigos, los estudiantes Miguel Mujica, César Guerrico y Luis Romero Carranza, todos entusiastas radio experimentadores fascinados por los últimos descubrimientos e inventos sobre las ondas hertzianas.
Se trató de la ópera “Parsifal” de Richard Wagner, interpretada por la soprano argentina Sara César y el barítono Aldo Rossi Morelli. Los pioneros -que serían conocidos como “los locos de la azotea”- fueron el médico Enrique Telémaco Susini y sus colaboradores César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica. En 1970, al cumplirse medio siglo de aquélla transmisión histórica, el gobierno nacional estableció el 27 de agosto como Día de la Radiodifusión.

Un gran cuento por donde se lo mire: hay que agradecerle a un otorrinolaringólogo -justamente- el puntapié de la radiofonía.Cumpleaños 98 de esa primera novia del país que sopla 33 velitas más que la primera transmisión televisiva local. La primera influencer. A la que quisieron matar antes de tiempo. Y a la que muchos mal llaman “invento argentino”. 

Cada 27 de agosto se rinde homenaje a escena protagonizada por don Enrique Telémaco Susini. Una travesura que las páginas de historia se encargaron de adornar. El médico entrerriano, hijo de un cónsul argentino en Viena, se divertía como cualquier hijo de vecino. Con su grupo de amigos y un sobrino (César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mugica) hizo peripecias para colocar antenas en edificios. “Niño bien”, “Enriquito” había viajado a Francia, a estudiar “los efectos sobre las vías respiratorias de los gases asfixiantes de la Guerra”, y había vuelto con extraños “chiches” nuevos: equipos de radiocomunicaciones.

Junto a su grupo, Susini transmitió en 1920 Parsifal, de Wagner, desde el Teatro Coliseo. “Raros” a los ojos de la época, los muchachos fueron apodados “Locos de la azotea”.

El juego inocente del 27 de agosto modificó paulatinamente la vida de un país, en épocas en que no existía ni el Obelisco. Presidencia de Hipólito Yrigoyen. La bendita cinta sobrevive. El propio Telémaco empuñó el micrófono y grabó su voz para siempre: “Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, Parsifal…”.

María Susini, sobrina nieta de ese señor al que Albert Einstein definió como “una de las primeras inteligencias de la Argentina”, creció en una casa en la que “los cuentos y el folclore acerca de ese sabio radioaficionado” estaban a la orden del día. “Era hermano de mi abuelo e integrante de una de las familias más rica del país. Una generación sabia que estudiaba mucho. Supe que él hablaba nueve idiomas, venía de familia de médicos y lo pintoresco es que el día de la primera transmisión, él y mi abuelo compraron válvulas al por mayor y le agotaron el stock al ferretero que preguntaba intrigado qué locura estaban por hacer”.

 


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.


Current track
TITLE
ARTIST

Background